welcome to my fucking sick mind...

Crazy and nothing more, dont try to save me... i am what i am...
Teníamos el mundo a nuestros pies

Tras una tarde de música, poesía, teatro y luces, cuando creí que iríamos a casa, noté que el botón del piso 1 del ascensor aún estaba apagado, no lo habías presionado, no íbamos a bajar aún. Subimos 7 pisos más y caminamos por un pasillo, luego una pieza de luz oscura y verde, después me hiciste cerrar los ojos. La altura la podía sentir sobre mi ser, y el miedo en mi caminar, los ojos cerrados, el aire rozando mis manos.
Tu voz, suavemente me hizo abrir los ojos, para disfrutar un espectáculo de luces en la altura, lo único que estaba sobre nosotros era el cielo y la cruz del tercer milenio, y en un segundo el miedo desapareció.
Sostenía con fuerza tus libros en mis manos, sostenía con fuerza mi corazón dentro de mi cuerpo, estaba en un departamento, por la noche, viendo las luces, contigo.
Y no tardé en recordar que es lo que he querido...

Sola en un departamento, las luces apagadas, una lámpara tenue alumbrando los libros, una nostalgia que me invade y un hambre de soledad increíble, pero necesitando que alguien esté ahí, aunque quiera sentirme sola. Y entonces abren la puerta, quizás una copia de mis llaves, y se sienta a mi lado, y por el ventanal a oscuras miramos las luces de la ciudad.
Pero yo estaba ahí, contigo, en lo más alto, con el mundo a nuestros pies, y las luces brillando alrededor, y el viento rompiendo mis miedos, y estabas ahí, a mi lado, abrazándome en silencio, sentía la soledad, estando contigo, sentía la soledad exterior, fuera de nosotros, sentía las luces desvanecerse al mirar tus ojos.
Supe que todo este tiempo te había amado de una manera diferente a la que conocía, te amé con los ojos abiertos, te amé siendo todo lo que eras, te amé sabiendo quien y como en todo momento, no te amé a ciegas, porque lo primero de lo que me enamoré no fue de lo que sentía contigo, lo primero de lo que me enamoré no fue de tu forma física, no me enamoré de mi egoísmo y de lo que necesitaba de ti, me enamoré de quien eres, porque te conocí totalmente y me cautivaste, y comencé a mirarte, a buscarte, y tu sonrisa, y tus ojos, y tus manos, y tus palabras, y todo se desató en un beso, en un beso todo lo entendí. 
Entonces ahí abrí los ojos y te besé, y las luces volvieron a aparecer, y el viento volvió a mi piel, y el mundo aún estaba a nuestros pies, y la soledad estaba fuera de nosotros, y no estaba mirando las luces, estaba mirando tus ojos.







No hay comentarios: